Programa Recoil

Compromiso con nuestro ambiente y futuras generaciones...

Aplicando buenas prácticas ambientales, ACCEL desarrolla desde el 2003 su programa de Recolección de aceites usados RECOIL, el cual busca prevenir y mitigar los riesgos a la salud por causa del manejo inadecuado de aceites usados, y garantizar su disposición adecuada de desechos.

Como empresa social y ambientalmente responsable, firma el Pacto Global de las Naciones Unidas en Panamá, el 9 de agosto del 2001, adquiriendo como compromiso fundamental el desarrollo de programas que buscan la conservación de la naturaleza, la mitigación de los riesgos a la salud y el beneficio y desarrollo social sostenible. Conciente del compromiso adquirido y de la problemática actual en cuanto al adecuado manejo y disposición de los desechos crea en el 2003 un programa para la recolección y correcta disposición final del aceite usado.

¿Qué es el aceite usado?

Aceite usado es todo lubricante de motor, transmisión o fluido hidráulico con base mineral o sintética que por efectos de su utilización y su contaminación con impurezas físicas o químicas se vuelve inadecuado para su aplicación inicialmente asignada.

¿Cómo impacta su mala disposición?

Perjuicios a la Salud…

Los aceites usados que se desechan en los talleres e industrias contienen contaminantes no sólo como resultado de su uso, sino también de la mezcla de productos como aditivos utilizados para mejorar su rendimiento, los cuales pueden producir efectos nocivos para el organismo, algunos cancerígenos y causantes de efectos perjudiciales a la reproducción humana.

Perjuicio al ambiente…

Los aceites pueden causar daños ambientales considerables debido a su persistencia y capacidad para difundirse pudiendo cubrir grandes superficies de tierra o de agua. El aceite usado que se tira en las alcantarillas o al suelo impacta de manera significativa los pozos, ríos, suelos y océanos. Un galón de aceite usado puede contaminar un millón de galones de agua.